Compartir:

El eufemismo #FinDelCepo no es mas que, una suelta de tiburones en estanque repleto de anchoas.
La medida tiene un impacto negativo aún incalcuable en la economía Argentina, dado que abre las puertas de par en par para todo tipo de operaciones ilegales, lavado de dinero, especulación y estafa al Estado.
Los salarios Reales en Dólares bajarán 40% o mas en un sólo dia (decile adios a Miameeee)
Los especuladores del campo, podrán con la simple maniobra de liquidar el 20% en negro de sus granos, recuperar hasta el último dolar tributado al estado en concepto de impuestos (debido a la ausencia de límites para la compra de divisas) y luego como hiciero históricamente Fugarlos a algún paraíso fiscal.
La clase media es sin dudas el pato de la boda, ya que cambiar el auto por ejemplo, le va a salir un 50% mas con un salario 40% mas bajo en dólares.
La luz, el gas sufrirán ajustes hacia arriba de 3 y hasta 4 cifras.




El dinero del narcotráfico podrá ingresar al mercado legal, en cantidades industriales, ya que con poner cualquier Comercio trucho, y despachar tickets “fantasmas” (tickets legales sin que exista una compra real) se podrá blanquear dinero narco o producto de robo sin posibilidad para el Estado de detectar la infinidad de maniobras que se desatarán a partir de hoy.

Los comerciantes y distribuidores de importados, deberán ajustar sus precios un 50% o mas hacia arriba por la nueva paridad cambiaria con clientes que siguen ganando la misma cantidad de pesos, lo que los hará perder una muy importante cantidad de clientes.
Estas consecuencias, sumadas a una miríada de daños a la industria nacional y sobre todo a las PyMES son una sentencia de muerte para el mercado interno argentino.
Una sentencia que se ejecutará mas rápido que cualquier previsión razonable.
Porque el juez de la causa que no es otro que el conjunto de Corporaciones que rodean al Presidente, olió sangre y está sediento de venganza.

Parece apocalíptico, pero es lo inevitable para un modelo neo-liberal
#NoHayMagia Hay un Gobierno encabezado por Mauricio, que es Macri.

Daniel Arce