Compartir:

estressScreenshot_13Un solo dolar
Atrás quedaron las ilusiones de “un dolar único” en el que cualquiera podía comprar a “precio oficial” cuantos dólares necesitaba. Esos son detalles demasiado técnicos para el vulgo que no necesita explicaciónes por cadena nacional de los acontecimientos.
Por ese motivo, Prat Gay (Ministro de Economía de la Argentina) salió al cruce de los Kirchneristas que agitan el “fantasma del miedo” Y confirmó que el año 2016 está marcado por una “dura política contractiva” traducido esto significa “un año con mucho menos plata en el bolsillo de los argentinos”, además al igual que todos los cráneos de la economía de la buena onda y la alegría, nos aclara que el año 2016 tendrá una inflación bastante mas alta que todos los anteriores, sumado esto a un crecimiento exponencial de los intereses sobre cualquier crédito, lo que apunta a cuidar a los argentinos del derroche desmedido en la compra inutil de linea blanca, automóviles y vivienda que sólo “recalientan la economía” y no colaboran con las intenciones confesas de Aranguren de volver al 2003.
Pero aquí no terminan las buenas noticias, porque confirma con orgullo la puesta en marcha de una robusta y ecológica BICICLETA FINANCIERA con la cual los empresarios podrán sustituir tanto esfuerzo inutil de andar produciendo cosas que se pueden importar y encima a menor precio!.
El cambio ha llegado. Y no hay nada que pueda reprochársele a Macri en ese sentido.
Su plan económico fué claramente expuesto durante la campaña, por lo que tanto quienes lo votaron como quienes no, deben aceptar estos cambios con hidalguía y hasta sería razonable, que los miles de votantes de Macri que pierdan su trabajo en el transcurso de su mandato, marchen a llenar la plaza en agradecimiento al cumplimiento de sus promesas de campaña y repitan nuevamente el mantra “es aquí, es ahora y es juntos…”
Juntos en la desgracia, pero juntos al fin juntos sin cepo ni cadenas nacionales.

http://www.infobae.com/2015/12/31/1780021-dolar-2015-record-del-blue-colapso-las-reservas-y-el-fin-del-cepo

Daniel Arce