Compartir:

El Video pertenece a

Amparo González Aguilar quien lo comparte con el siguiente comentario.
“Ahora ‪#‎TrabajadoresCCK‬ ”
“Hermoso llegar a trabajar y que no te dejen entrar, bien de macho patrio: mandar a la peonada a la primera línea de fuego.”

 

Es lamentable el momento histórico que atravesamos los Argentinos.
Los Kirchneristas estamos viviendo una caza de brujas solamente comparable a la Revolución Fusiladora del 55´
La alevosía es tan grande que para entrar a trabajar al CCNK, hito histórico de la apuesta del Kirchnerismo a la CULTURA PLURAL de la Argentina y Latinoamérica toda. Tenga el acceso vedado a TRABAJADORES Y TRABAJADORAS, porque el Macrismo ha confeccionado una “lista blanca” en la que no hay lugar para nadie que simpatice con la ideología kirchnerista.
No les Alcanzó con eliminar la sala Nestor Kirchner, no les alcanzó con apagarle las luces al Monumento de Evita en la 9 de Julio. Nada les alcanza. Nada.
Dia a dia, hora a hora, se persigue, se expulsa como al portador de una enfermedad contagiosaa cualquier trabajador público cercano al Kirchnerismo, mientras un grupete de idiotas lobotomizados por Clarín corean “ñokis k…ñokis k”.
Y lo que mas duele, es que esto ocurra ente la pasividad de señores sindicalistas que demostraron muchos cojones, para hacerle paros generales a Cristina por “Ganancias”
Pero hoy se comportan como serviles perros falderos, de quien sin dudas deja caer de su mesa jugosos huesos con carne para mantenerlos tranquilos, dormitando con la panza llena, mientras una manga de delincuentes se llevan puesta la fe, la esperanza y los sueños de millones de Argentinos que no se sienten representados por nadie en funciones, salvo honrosas excepciones contabilizables con los dedos de una mano.

Y por último, un mensaje para los que votaron con la idea de “la unión de los Argentinos” “el diálogo” y “el concenso”
Deberían plantearse un reclamo a su representantes, porque si esos votantes realmente obraron de buena fé, están siendo estafados por un gobierno, Autoritario con los débiles y servil con los poderosos.

Daniel Arce