Compartir:

Detrás de la instalación mediática de la remozada versión del “algo habrán hecho” ahora devenido en su versión 2.1 “Son todos ñoquis” una parte de la sociedad trabajadora esquiva la mirada a la realidad, escudándose en los “reality shows de segunda selección” (noticieros) merced a los cuales muchos ciudadanos hartos de “tanta política” prefieren la pereza mental al análisis con alguna profundidad.
El ejemplo de la Cerámica San Lorenzo de Azul es una gota del océano de desgracias que han comenzado a abatirse sobre miles de familias de trabajadores.

Porque cuando hablamos de 100 opearios hablamos de mucho mas de 100 familias, porque la economía tiene esa característica de “monstruo de mil patas” donde un cambio que parece inocuo o un daño colateral menor, desencadena una avalancha de eventos predecibles desde la experiencia y la observación. Como decía, esas 100 familias gastaban su dinero en el almacén del barrio, en el quiosco, en la heladería… ergo toda esa cadena y la subsiguiente verán disminuido su ingreso, porque del sueldo de ese trabajador tomaban su tajada, almaceneros, distribuidores, viajantes, fabricantes, los gomeros que emparchaban las ruedas de los camiones de los viajantes y así ad-infinitum. Este efecto en cascada hace que cada miembro de la cadena tribute menos al estado y ahí nos volvemos a encontrar con el déficit creciente y volvemos al punto de partida del círculo vicioso.

Consiguieron instalar que la “política expansiva” era nociva para el país, lo que no dijeron es que la posibilidad alternativa se llama “política recesiva”. Esto es así porque no hay “políticas económicas estáticas” un país crece o se achica. Va para adelante o para atrás. No tiene forma de permanecer sin cambios en un mundo dinámico.
Y pretender que se puede llegar al crecimiento a partir de políticas de achicamiento, es como pretender llegar a la virginidad por medio del desenfreno sexual.
Quedan entonces dos alternativas. O los “Chicago Boys” a cargo de las areas económicas son unos ignorantes de fuste (en lo personal, descarto de plano esta posibilidad) o son una cofradía de cínicos que a sabiendas del daño que provocan con sus medidas a quienes los votaron, están gobernando para otros intereses que no son los del pueblo trabajador de la Argentina.
Pero eso, como dijo la pensadora contemporánea Olga Karina Jelinek “Lo dejo a tu creiterio”

http://www.laciudadweb.com.ar/cien-despidos-en-la-fabrica-de-ceramica-san-lorenzo-de-azul/

Daniel Arce.-