Compartir:

Por “razones presupuestarias y reorganizativas”, se suspendieron todos los contratos y quedaron afuera 9700 mujeres y 110 estudiantes universitarios.

El pasado 29 de diciembre de 2015 se había anunciado la extensión por 90 días del programa Ellas Hacen con “nuevas improntas de los Gobiernos nacional y provincial, porque cada gestión tiene su manera de trabajar”, explicaba en ese entonces el secretario general de la Gobernación, Pablo Yedlin.

Sin embargo esta semana, a pesar de las promesas del gobierno nacional, a través de una carta dirigida al decano de la facultad de Ciencias Exactas y Tecnología, Sergio José Pagani, se informó que “quedarán sin efecto todas las contrataciones efectuadas desde el día 01 de enero del 2016”.

Esta medida perjudica a 9700 mujeres beneficiarias del programa, y 110 estudiantes universitarios que trabajaban en el mismo. El programa “Ellas Hacen” consiste en la capacitación de mujeres que viven en situación de violencia de género o que son cabeza de familia y permitió, entre otras cosas, formar a unas 700 mujeres como plomeras.

Según el comunicado “las tareas desarrolladas bajo la órbita del programa ‘Ellas Hacen’ Capacitación en Oficio realizadas durante el año 2015, quedarán suspendidas hasta nuevo aviso por razones presupuestarias y reorganizativas”.

 

La medida es otra evidencia del desembarco en la provincia de Tucumán de los despidos masivos que implementa en el sector público el gobierno de Mauricio Macri, quien esta semana despidió también a Maria Coronel, la directora del Sitio de la Memoria conocido como la Escuelita de Famaillá, primer Centro Clandestino de Dención implementado por la última dictadura cívico militar en el país.

Más información

Los despidos pusieron fin al Programa “Sí, somos plomeras” a través del cual más de 9700 mujeres, víctimas de violencia de género, fueron capacitadas en plomería mediante convenio entre la Universidad Nacional de Tucumán y Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA).

El pasado 28 de diciembre se presentó un libro que reune la experiencia: “Desafío, trabajo en equipo, construcción, compañerismo. Palabras que se repiten en cada una de las historias que las mujeres escriben. Pero no son solo palabras, son historias, son vidas que se cruzan, que se cambian, que se sostienen unas a otras. Historias de mujeres que comprendieron que la historia se cambia desde las acciones de todos los días. Mujeres que son madres, hermanas, hijas, compañeras, amigas. Mujeres que van rompiendo el mito de la división del trabajo por género. Mujeres llenas de fortaleza y con la convicción de que la construcción del futuro empieza hoy, por ellas”.

A través de los relatos de las mujeres se puede dar cuenta cabal de lo complejo del proceso y la importancia de generar las condiciones para que mujeres de sectores vulnerables puedan desarrollar potencialidades. Estas condiciones se generan solo a partir de políticas públicas fruto de decisiones políticas. Políticas que tienen como fundamento la transformación de bases sociales a través de la educación.

Fuente: http://www.d24ar.com/nota/tucuman/367572/gobierno-le-puso-fin-al-programa-ellas-hacen.html