Compartir:

En una escalada inimaginable de odio, esta vez el macrismo decidió pasar de la persecución y el cese laboral de los militantes, al allanamiento y la detención lisa y llana de militantes Kirchneristas.
El avasallamiento la persecución y el odio, al que está siendo sometido el 49% de la población argentina, se ha salido de madres y nada bueno presagian para el futuro inmediato del país, la bestialidad y brutalidad de la “casta superior” instalada en la Casa Rosada Por el CEO Magnetto y su Corte de Mafiosos y títeres de segunda selección entre los que se encuentra el patético presidente, que deshonra la palabra “Política”

“Creo en la libertad de expresión: basta de perseguir al que piensa distinto. Creo que el poder es de la gente, no de los gobernantes. Los dirigentes estamos para servir, no para concentrar poder e ir por todo. Tengo puesta toda mi energía en construir lo que soñamos. Podemos estar mejor y vamos a estar mejor, tenemos un país lleno de riqueza y con gente maravillosa, puede dar miedo, pero el coraje y el amor pueden más”.
®Mauricio Macri