Compartir:

El calendario nacional de 19 vacunas único en Latinoamérica, no llegará en lo que va del año a niños y mujeres embarazadas de comunidades indígenas de zonas de extrema vulnerabilidad, con la traducción correspondiente al uso preponderante de la lengua originaria de cada familias en riesgo.

El CNPI (Consejo Nacional de Políticas Indígenas) realizó un petitorio de urgencia para que se implemente este plan con la correspondiente traducción a los idiomas originarios y llegar a asistir a los mismos con un control general del estado de salud de los niños y embarazadas, base fundamental para luchar contra la desnutrición y otras enfermedades que amenazan en estas épocas y colocan a los mismos en serios riesgos de vida y la respuesta de Marcos Peña fue un encuentro de deudas de campaña con indígenas asiduos al partido gobernante.

En ese contaxto, Daniel Segovia, titular del CNPI, informó que inclusive a través de las últimas tres nuevas vacunas que se incorporaron al calendario argentino en 2015: la del Rotavirus, que causa diarrea en bebés y niños menores de cinco años, la de la Varicela y la del Meningococo, que provoca meningitis que hasta estos días  los argentinos tenemos que gastar en farmacia mas de $ 6.000 por cada chico entre las tres dosis.

Estas mismas tendrían que ser gratuitas (y obligatorias) en virtud, de que las vacunas se encuentran a disposición y el  Programa Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles (Pronacei) debiera aplicarlo con urgencia, en coordinación con el Consejo Federal de Salud y los ministerios de salud de las provincias afectadas, de esta  manera, brindarían asistencia conjunta.

El rotavirus es la principal causa de diarrea en los menores de cinco años y tiene mayor impacto entre los menores de un año, esta enfermedad causa 500.000 consultas y alrededor de 20.000 internaciones al año.

Deja un promedio de 30 fallecidos en el país y todo esto con el agravante de que no llegará en estas épocas de específica lucha contra estos virus que se proliferan con celeridad absoluta, además de sufrir los niños las problematicas generales y de altas temperaturas, es por ello que las dosis deben cumplirse con los tiempos cronometrados, producto de un programa responsable, derivado de políticas específicas en salud, con estos datos fidedignos que surgen del propio Pronacei.

La misma debiera ser aplicada en niños que cumplan dos meses a partir del 1 de enero y la segunda dosis será a los cuatro meses. El resultado será muy rápido porque la diarrea es una enfermedad muy aguda, con lo cual la vacuna va a reducir la circulación del virus y a beneficiar a los menores de cinco años.

No hubo respuesta del gobierno del niño Mauricio Macri y CNPI en resguardo de la salud de los niños, acudirá a la justicia y otros poderes, según derecho corresponde y de no tener respuesta se harán las pertinentes denuncias internacionales para lograr la implementación de la atención de emergencia, en tanto que la espera de respuesta del Ejecutivo nacional, al petitorio de emergencia del CNPI, ocasionó una sería pérdida de tiempo que impactará en la salud de los niños.

Mientras la agenda del Ejecutivo Nacional se encuentra cargada de prioridades, Segovia advierte que esta realidad no es de alcance indígena solamente, que este flagelo impacta en todos los niños del país en estado de vulnerabilidad y que oportunamente así lo comprendió la Cámara de Diputados de la Nación y dio media sanción, a proyecto de ley de acceso a la información de salud en idiomas originarios, que se encuentra remitido al Senado Nacional

Asimismo especialistas en la materia afirman que la lucha del CNPI también, es en contra de otros flagelos que se encuentran en  permanente atención por un paquete de 16 vacunas que componen el programa de vacunación nacional, como lo son las dosis contra la: Varicela y meningitis.

La varicela es motivo de 450.000 consultas al año en el país, 1.000 internaciones y causa alrededor de 30 muertes anuales antes de los 15 meses de edad. Provoca fiebre y erupciones en la piel. Los niños que hayan cumplido 15 meses a partir del 1 de enero deberán vacunarse.

También se supo que desde el segundo semestre del año está disponible la vacuna contra el Meningococo, una bacteria que causa meningitis y sepsis; es menos frecuente que las otras, pero muy grave y genera secuelas, que pueden derivar en amputaciones, trastornos neurológicos y auditivos en los niños que no fallecen. La enfermedad está focalizada en menores de un año y cinco años.

El CNPI le ofertó al Gobierno de Macri, la información necesaria en relación a los casos de comunidades que se encuentran lejos de los más de 8.600 centros de salud, que tendrían que tener en disponibilidad las vacunas correspondientes y no hubo respuestas del gobierno Macrista.

En estas épocas los que más sufren por muchas situaciones generales, son los niños de comunidades, seguiremos luchando por la continuidad de la atención de salud  y exigiremos a este gobierno que tome responsabilidad con absoluta seriedad, aquí está en juego la vida de niños y mujeres de todos los pueblos y necesitan atención inmediata para evitar que por la dejadez de muchos y ajenos lamentemos la muerte de inocentes.

“Resulta, que parece ser que, hoy, todos gozan de buena salud y que la desnutrición, el hambre y la pobreza, fue solucionado por la increíble crueldad de  campañas publicitarias de cualquier prioridad informativa de los medios de comunicación aliados del gobierno, para tapar la realidad, de que ya no exhiben las fotos de los caídos nuestros por desnutrición, para campaña políticas de sus apadrinados”, sentenció Daniel Segovia.
FUENTE: http://www.novargentina.com/nota.asp?n=2016_1_12&id=43804&id_tiponota=11