Compartir:

Sobre la Revolución de la Alegría:
Esta es la quinta temporada de verano, que estoy en San Bernardo, ya que tenemos una pequeña hostería, frente al Camping.
Venimos piloteandola, debido a una política de buenos precios y porque muchos de los anteriores huéspedes nos vuelven a visitar o algunos que elllos recomiendan. La postal mas triste es ver los micros que llegan al camping, que años atrás venian abarrotados de pueblo, muchos de ellos que conocían el mar por primera ves. Hoy vienen mas espaciado y a medio llenar. Extraño el bullicio de la mañana cuando se llenaba la cuadra para ingresar al camping, hoy fue cortito, 25 personas en un micro que el año pasado sabía llevar no menos de 60. A los viejos pobladores del lugar que tanto les molestaba la chusma, a los grasitas que no tenían tantos modales como ellos quisieran que tengan los turistas, esos mismos que hoy elijen Brasil, porque San Bernardo es mas caro.Claro si hablamos de los Hoteles caros del lugar. Mientras tanto los que con sacrificio construimos un pequeño lugar donde disfrutar y hacer una buena inversión, nos miramos las caras preocupados, está promediando la temporada y otra vez las vaquitas son ajenas.