Compartir:

Los acontecimientos negativos para la argentina se suceden con una celeridad y una sincronía alarmantes, no existe en nuestro presente, un medio o una persona, que pueda contener en su corpus de conocimiento, el fárrago diario de información que van desde lo lamentable hasta lo alarmante, que se suceden a diario.
Tomando cualquier área de gobierno y analizando sus decisiones y hechos fácticos, nos queda muy claro que el presidente y su Cirque Du Soleil de la alegría, no están actuando en beneficio del pueblo argentino. Ya que los únicos “beneficios” obtenidos por el pueblo trabajador, fueron haber conseguido frenar por medio de la movilización y presión social, aberraciones de todo tipo, que van desde lo legal a lo moral y pasando por lo político.

Independientemente de simpatías o rechazos ideológicos o de cualquier tipo a la “gestión” del gobierno del #cambio y los globitos de colores, los hechos acaecidos son incontrastables, el repudio al autoritarismo del gobierno argentino, es mundial.

TODAS, las organizaciones de DDHH del planeta repudian a Macri, incluso el parlamento Europeo llegó a escribir una “Carta abierta al Presidente Macri” expresando su preocupación por la detención de Milagro Sala. No son subjetividades ideológicas; ni se trata de un puñado de fanáticos de ningún tipo.
Se trata de que el presidente argentino y sus socios políticos se comportan como verdaderos dictadores, sin escrúpulo alguno, persiguen opositores y muestran esa cacería como un trofeo al mérito “por la limpieza del estado”

El período de vigilia y de “estar atentos” se terminó en la primer semana de gobierno, desde ese momento, los argentinos entramos en la etapa de “alerta Roja” pero el Macrismo sigue avanzando. Sus intereses van mucho mas allá de la preocupación por el bienestar o los Derechos Humanos de los Argentinos.
Su única meta, su único objetivo visible, son los negocios. Y eso tiene lógica. El 51% de los Argentinos Votó a un Empresario, rodeado de gerentes Corporativos Transnacionales.

Argentina S.A. Ya no es una república soberana; es apenas una empresa proveedora de las Corporaciones. Y en ese mercado, la libertad y los derechos de sus empleados (ex ciudadanos) no es algo que merezca contemplación alguna. Ya que el objetivo único y final, es hacer “Buenos Negocios”

Daniel Arce