Compartir:

El presidente se vio obligado a cambiar su itinerario durante su fugaz visita a Córdoba, debido a una multitudinaria manifestación  popular que se congregó en la Plaza San Martín de esa ciudad, bajo el lema “No hay alegría sin derechos”

MM tuvo que cambiar su itinerario y adelantar su partida al ser alertado respecto de la movilización, en repudio a sus políticas neoliberales. No obstante antes de la rauda huida en camionetas negras con vidrios oscuros y una nutrida guardia pretoriana que impidió incluso a los periodistas cualquier contacto con el mandatario, tanto MM como su troupe de la alegría, no se privaron de un menú bastante alejado de los choripanes a los que nos tenían acostumbrados los grasientos Kirchneristas.

El modesto presidente y sus funcionarios compartieron un variado ágape que consistió en sandwiches de pan de miga, chips y masas finas. Tarteletas con variedad de pinchos capreses, langostinos y de aves. Selección de empanadas calientes, de jamón y queso, árabes y criollas,
También Cazuela de ternera con papas a la manteca, y cazuela de ave acompañada de arroz primaveral.
Como postre, ensalada de frutas, “mini pie” frutales y mini brownies.
Todo a tono con el estilo de vida que la mayoría de los argentinos ha comenzado a disfrutar gracias a sus políticas económicas tan acertadas y beneficiosas para los trabajadores.

Un párrafo aparte merece el regalo recibido de manos del Gobernador Cordobés, quien le entregó a MM el cuadro “La Estancia”, del emblemático paisajista cordobés José Malanca. El título del cuadro, retrata de manera inmejorable, las políticas implementadas por cada uno de los integrantes y aliados del Gobierno de la Alegría. Por lo que desde ®Sin Censura felicitamos el tino y la honestidad intelectual de Schiaretti a la hora de elegir el presente destinado al capataz de las corporaciones.

 Daniel Arce