Compartir:

Así como el periodismo independiente, puso en tela de juicio cada avance económico de los trabajadores.
Así como se ocultó tenazmente que el sueldo mínimo argentino era el mas alto en dolares de la región (hoy se encuentra 6º y cayendo vertiginosamente) 

Ahora los adalides de la imparcialidad periodística nos bombardean con toneladas de “info” con la que pretenden adiestrar a la población a resignarnos a la mediocridad, la miseria y la decadencia.

Con el #Cambio, volvió el “discurso único” Ese librito de la verdad revelada que martilla las mentes con la idea de “esto es lo correcto y es lo único que puede y debe hacerse”
Ese mismo discurso neoliberal bastardo que arrastró al pueblo argentino a una crisis, económica, política y moral sin precedentes en nuestra historia.

“Volvió la alegría vieja!” volvieron los dinosaurios de Susana, que para tristeza del 49% de la población + un ejército de arrepentidos que se tragaron la curva y los globos, están vivitos, coleando y gozan de buena salud.

Daniel Arce