Compartir:

Es demasiado visible el hilo conductor de la ideología Fascista del gobierno.
Cuando la dictadura cívico militar (los mismos que gobiernan hoy con Magnetto a la cabeza) ejecutaron su siniestro plan de muerte y destrucción de los cimientos de la república. Instalaron el “algo habrán hecho”  para secuestrar, vejar, desaparecer y matar, Ese “algo habrán hecho” fué el lubricante con el que aceitaron la conciencia de un pueblo mayormente idiotizado por “el cambio”
No alcanzaba con destruirlos, había que denigrarlos, había que quebrarles la dignidad, habia que convertirlos en algo vergonzante, lograr que nadie sintiera compasión, ni curiosidad por su suerte.

Esa misma estrategia fue la que utilizaron con los combatientes de Malvinas, cuando después de humillarlos en las islas, después de someterlos a vejámenes indescriptibles, los trajeron de nuevo al continente, escondidos, como una vergüenza, como una mancha sucia para la sociedad y la historia del país.

Y ahora “son todos ñoquis” Los muy mal paridos, no se conforman con convertir a los trabajadores en parias, síno que usan su infernal parafernalia mediática para convencer a los “menos inquietos” de que merecen perder el trabajo. Ninguno de los que apunta con el dedito y repiten como cacatúas esas infamias, se tomó el “trabajo” de averiguar aunque sea un sólo nombre de los que fueron cesanteados injustamente. Se instaló que “ser militante” es un demérito, que es incorrecto poseer y defender una ideología.
Consiguieron instalar que cualquier estúpido lábil, superficial y cobarde, es mas valioso que un militante.

Volvieron a ganar la misma batalla que perdimos varias veces; estamos sufriendo “bajas masivas” nada nuevo bajo el sol.
Somos siempre los mismos, los que ponemos la sangre, la lucha y los muertos, pero la “guerra” sigue. Y esta vez presiento que será distinto.
Percibo que estamos cerca de “algo grande”
Quizá sea nada mas que una percepción errónea o un deseo sin raíces. ¿Como saberlo?
Habrá que esperar. Por suerte creo que no habrá que esperar mucho.

Daniel Arce