Compartir:

La particular provincia de Córdoba, que en poco mas de un mes pasó de ser, “la primer provincia del país declarada libre de ratas kirchneristas” a declararse en estado de alerta y movilización , pasando por una masiva movilización que obligó a MM a cambiar su agenda, huyendo “Como Macri por Tirante”
Dándole con esta medida el primer cachetazo en la cara a la flamante gestión de la alegría; ya que fué en ese distrito, en el que obtuvo la mayor y desmesurada ventaja en cantidad de votos porcentuales de todo el país, lo que despertó no pocas elucubraciones respecto al posible caracter fraudulento de las mismas en ese territorio.

La CGT Cordobesa tomó esta decisión tras dar a conocer numeros alarmantes para los trabajadores, que resultan en una licuación del orden del 60% del poder de compra de los salarios, tras la aplicación de las pócimas monetaristas de la troupe de la alegría, que en su camino hacia la “Pobreza Cero” llevó a la práctica una brutal transferencia de recursos de los sectores mas pobres de la sociedad, hacia un puñado de poderosos, que fueron los mismos que horadaron hasta el hartazgo al gobierno Kirchnerista y mostraron una gran generosidad a la hora de llevar en andas a su delfín, hasta el sillón de la Casa Rosada.

La CGT Córdoba anunció que el 10 de febrero, presentará un documento con un “análisis de la situación” y anunciará en ese momento los pasos subsiguientes de su plan de lucha.

La fiestita macrista comienza a ponerse animada. Si bien las vacas sagradas de los sindicatos nacionales, prefieren ser pacientes y contemplativos sopesando la posibilidad de “poner el hombro” a la gestión macrista, lo que en realidad preocupa a los trabajadores es que ellos tienen muy claro, que cada uno está poniendo su parte en este tramo de la historia.
A saber: Las corporaciones ponen el plan económico
El gobierno pone la cara
Los sindicalistas ponen el hombro
Y los trabajadores ponen partes mucho mas delicadas de su anatomía.

Daniel Arce