Compartir:

Crista De Jesús es una de las tantas chicas trans correntinas, es como ella misma se describe una persona respetuosa, que solo quería bailar en los carnavales provinciales de “La Capital Nacional del Carnaval” pero lamentablemente Corrientes atrasa, no solo en cuanto a progreso económico y social, síno que también viene muy relegada en los avances en áreas diversas de la sociedad.
Corrientes es una provincia que atravesó la década ganada “a paso cambiado”
Y que para completar el cuadro, se subió al #Cambio de la alegría y los globitos amarillos.
Dios se apiade de Corrientes y su gente.
A continuación, el testimonio de Crista de Jesús


Llegar anoche al corsódromo y que me digan: “NO BAILAS”. Como soy una persona respetuosa, lo tomé de lo más normal (como sentí que correspondía). Simplemente pregunté el por qué de retirarme. La señora Vivi que está a cargo de la comparsa no sabía darme ningún motivo puntual, me repreguntaba si Belén (Quincose) me había dicho que me habían sacado. Lógicamente yo no sabia nada, o no hubiese ido hasta allá y con todo el “pre” que implica bailar. Le pedí que me diga que pasó, que soy una persona con quien se puede hablar. Finalmente me respondió: “Algunas personas no quieren que vos estés, no las chicas eh?”.

Sin motivos y sin respuestas concretas. Aunque convengamos que si desde la directiva (o sea ella) no me quieren sacar, no me sacan. Como soy una persona integra esto no me puso vulnerable y más bien seguí demostrando ser persona. Preguntaba a todos si necesitaban algo, ayudé a las chicas que necesitaban ponerse el casquete, el postizo, el cinto de los trajes, subí el cierre del traje de uno de los chicos. En eso entra Walter, el director de la comparsa y me pregunta: “¿Vos por que no entrás?”. “Me sacaron” respondí. “¿Por qué?”. “No sé”. Y eso fue todo con ellos.
Envié un mensaje a Belén Quincose (quien me convocó para bailar) preguntándole qué pasó, por qué no me había dicho que me sacaron y que la esperaba ahí para hablar. Me respondió que no sabía nada. Cuando ella llegó ya había hablado con algunas personas. Me dice que teóricamente alguien del jurado había hecho un comentario y que aparentemente esa fue la causa de la decisión de sacarme. Respondí que si fue así habría que tomar cartas en el asunto. Me aseguró estar totalmente de acuerdo conmigo, que ella misma quería nombres y apellido, y también diciendo: “Esto puede no ser real”. A lo que finalicé: “No hace falta que me lo expliques.” En ese momento me pidió mil disculpas, totalmente aceptadas. Un jurado “rotativo” no hace a todo el jurado, y yo sé de buena fuente que mi presencia sumaba puntaje. Belén quedó en comunicarse entre sábado o domingo conmigo para darme una respuesta concreta sobre lo sucedido. Hasta antes de que me sacaran…

Tras un montón de situaciones en contra y humillantes, seguí para adelante y dando lo mejor de mi, porque di mi palabra a quién me convocó. Y pensar que una de las cosas más simples que me sucedieron en ese corsódromo fue que unos minutos antes de bailar se me cuestionara el ser …BLANCA ¿? Para ser justos, mi desvinculación debería repercutir en el puntaje. Aunque ojala esa escuela de samba logre +10 todas las noches restantes, especialmente por las chicas que bailan poniendo el alma y por los chicos de la batería y los músicos.

Algunas personas me hablaron mal de la chica suplente pero les dejé totalmente en claro que la chica no tiene nada que ver. Lamenté mucho que mi suplente bailara toda la noche con el espaldar doblado hasta la mitad, mal puesto y creo que finalmente roto, con las medias rotas, como también lamenté que se cayera bailando. Ojala leyeran esto dirigentes vinculados a los carnavales correntinos oficiales en general y puedan solucionar estos temas.
No por mi, simplemente para que estas cosas no sigan pasando, o no le sucedan a persona débiles. Estas cosas no deben pasar, por el bien de los comparseros. Mi vestuario (base maya) lo terminé haciendo practicamente yo (cuando me lo tenían q entregar hecho), gracias a la ayuda de Cesar, una de las grandes personas del taller. Y es todo lo que diré al respecto por el momento.

Nunca esperé estas partes feas del carnaval, para nada fué lo que me imaginé. Si bien “Kamandukahia” no es una gran comparsa ni compite contra ellas, yo estaba contenta con esta “Agrupación Musical” y con el puesto de solista que me había brindado Belen Quincose, y donde finalmente los dirigentes de la agrupación aceptaron q yo estuviese ahí. De no haber sido así, me lo hubiesen dicho de entrada. Finalmente se que por algo suceden las cosas.

No puedo explicar la emoción que siento al recordar las palabras y los abrazos de algunas de mis compañeras sabiendo que estaba desvinculada. Algunas madres de las chicas también muy afectuosas y con bellas palabras, la fotógrafa Dalia y Sandra del taller. Algunos llamados brindando su apoyo.

MUCHAS GRACIAS.