Compartir:

Ningún presidente lo había hecho:
Puso esculturas de Buda en su escritorio e hizo ritos esotéricos en sus despachos oficiales para sacar la “mala onda”.

Bailó en balcón de la Rosada, sentó a un perro en sillón de Rivadavia y lo fotografió, para subir esa foto a Internet

Eliminó los cuadros de San Martín y Belgrano, así como otros próceres, de la casa de gobierno

Fotografió sus mocasines puestos, en su despacho, para subir la imagen a Instagram.

Y Todo esto lo hizo en horario laboral y en su condición de presidente de la Nación.

 

Abel Basti