Compartir:

Tres cosas voy a decir.
Solo tres y todas a título estrictamente personal.

1º El enemigo sigue siendo Clarín
2º El Adversario político sigue siendo Macri.
3º Podremos acusar de “traidor” a uno u otro legislador recién cuando comiencen las sesiones y levanten la manito en contra del pueblo, o se abstengan y/o se ausenten cuando su presencia y su voto sean necesarios para defensa de los trabajadores y los mas necesitados.

Lo que hay es una puja de poder dentro de un partido.
Traicionar al votante, es otro cantar.

Daniel Arce