Compartir:

Los nuevos heroes y patriotas argentinos, en una gesta épica que hace revolcar a San Martín en su tumba, informaron fervorosos su “gran avance en la negociación” con los buitres tenedores de bonos argentinos.

Ansiosos por conocer detalles de la buena nueva, nos metimos en el diario de “la gran manzana” que es donde cortan, cocinan y sirven el bacalao.
Allí pudimos conocer algunos detalles que a nuestro benemérito Ministro de economía se le pasaron por alto, sumido en la euforia de las buenas nuevas.
1º Solamente se arregló el pago con dos fondos “medio pelo” que reclamaban U$D 9.000 millones y tuvieron la cortesía de rebajar ese pedido a U$D 6.500 millones

2º Falta aún arreglar el pago con mas de una docena de fondos caranchos, entre ellos, los mas grandes y mas tenaces, como es el caso de Paul Singer que se negó a agarrar viaje y prefiere seguir bregando por el 100% de lo que dictaminó el Carancho Master, Tomas Griesa. Hagan las cuentas para calcular a cuanto se disparará la deuda solo sumando a los buitres.

Se acaba de poner en marcha la cuenta regresiva de la catarata de juicios de todos los bonistas que habían entrado al canje, ya que se podrán amparar en la jurisprudencia “me too” (Yo también) porque legalmente pasaron a tener el derecho a cobrar el mismo porcentaje actualizado que los dos fondos Montreux Partners & Dart Management que son los que acaban de embolsillar U$D 6.500 millones por unos cientos comprados en bonos defaulteados
O sea que se acaba de firmar la vuelta a “la deuda eterna” que hizo estallar a la argentina en 2001.

Resumiendo en 140 caracteres:
Pagamos 6.500 millones de Dólares a un par de buitres.
Seguimos afuera del mercado de capitales.
Y abrimos la puerta a una catarata de juicios.
#Cambiamos

Fuente: The New York Times

 

Daniel Arce