Compartir:

Confesá que no es la corrupción lo que te jode porque votaste a una manada de corruptos.

Gritá a los cuatro vientos que no son las cadenas nacionales las que te molestan porque encadenaste la nación con tus acciones.

Decí de una vez que no son los vagos los que te indignan porque votaste a tipos que viven de vacaciones y no laburaron jamás en su vida.

Decilo claro, bien fuerte, que no son los ñoquis el problema porque llenaste el gobierno de ñoquis, eso sí, a las finas hiervas por supuesto. ¿El INDEC era el que no te dejaba dormir? ¿Y qué decís ahora que lo silenciaron de un plumazo, no hay más estadísticas porque no les convienen, silencio absoluto, y vos no te indignás para nada.
Sería bueno que de una vez por toda declares la verdad incómoda de que sentís un odio despiadado por el cabecita, el sucio militante popular, el negrito de mierda, ‘los grasas’ según Prat Gay y toda esa lacra concheta que votaste para que te libere de esa nauseabunda sensación de tener un pobre cerca.
Gritá con todas tus fuerzas que preferís que te cague y te entierre un bienudo de barrio norte a que te salve un peronista.
Por lo menos date la oportunidad de ser sincero y vomitar todo tu veneno de paria social, hipócrita y egoísta.

Dejate de joder con la escarapela en el pecho en un día olvidado de Julio, no te engañes más con las lagrimitas durante el himno en los mundiales, no te mientas a vos mismo para mejorarte.

No rasques más excusas de los diarios o la tele, no intentes redimirte haciendo ruido con las monedas en la alcancía de la iglesia, ni vuelvas masticando el cuerpo de un Cristo que no te pasa por la garganta.

Vos sos de los que hubieran elegido a Barrabás, sin dudarlo, sos de aquellos que bajaban el pulgar para darle muerte a los vencidos en la arena, sos de los buchones, los explotadores, los colaboracionistas, sos cómplice feliz del invasor, colonizado por los medios, idiotizado.
Dejá de mirarte de perfil en el espejo, reconocete, aunque sea eso, para que no se te pudra más el alma hasta los huesos.

Alejandro Ippolito