Compartir:

Hace años que viajo por laburo y por ocio por nuestra hermosa patria. Algunas veces con mi auto pero la mayoría por Aerolíneas.

Cuando empecé a viajar, fue en la peor época de nuestra línea de bandera.. atrasos, aviones antiguos y el menu del vuelo era un sándwich de miga envuelto en film. Lo único que resistía todo ese abate era su gente, desde el que te tomaba el checkin  hasta el personal de a bordo.
Cuando se recuperó a nuestra Aerolíneas, notamos los cambios: comenzó a afianzarse la comunicación de todo nuestro país, unió esfuerzos, sueños, trabajo en distintos rincones de la patria. Ver como todos los que hacen AA están orgullosos de serlo y mostrar lo mejor en cada viaje. Mucha gente logro el sueño de sentir lo que es volar. Sin ir más lejos, pude cumplir ese sueño a mi vieja con un viaje a Mendoza. Ver su cara de alegría en una foto en el avión es un premio enorme para mi, y en gran parte se lo agradezco a Cristina y a Recalde por su excelente gestión.

Hoy volví en el vuelo AR1677, desde Bariloche. Salio puntual, el personal de a bordo cumpliendo con su servicio como siempre, pero al momento de recibir el refrigerio nos encontramos con un sándwich de miga pedorro y una tableta de cereal. Para aquellos que no volaron, te daban una caja adornada con motivos de nuestro país y productos de la firma Balcarce.
Me dio mucha bronca, no es porque quería los alfajores, sino porque es el comienzo de precarizar el servicio, sumado a que se aumentarán los precios de los boletos (dejando de lado a la clase media con el sueño o la necesidad de viajar por avion), y como vimos en el pasado, se dejarán pueblos incomunicados. Pero para colmo dejan de comprarle productos a Balcarce para adquirir los de Arcor! !!!!
Sumemos a todo esto la editorial de la revista Alta (revista de la aerolínea que te ofrecen en todos los vuelos) de la nueva Presidente de AA diciendo que “El pasajero siempre primero”… Nos están tomando de boludos me parece.
Me duele de corazón, porque de las tantas cosas hechas estos últimos 12 años que me sienten orgulloso, es nuestra aerolínea de bandera.
Son unos caníbales hijos de puta, vienen por todo y lo que más duele son la pérdida de los derechos adquiridos.
Sumemos a esto que al salir pase por el checkin de SOL y ver que aún sus trabajadores siguen sin ninguna solución.
Gracias por leer y bancar mi bronca. Pero soy orgulloso de los derechos que adquirimos en los últimos 12 años de nuestras vidas!

Esteban Elías