Compartir:

En otro lamentable incidente, el presidente actúa con la soberbia que lo caracteriza y sin mediar palabra, toma a un niño del cuello para atraerlo hacia si, a lo que el pobre pibe sorprendido responde con un desplante de aquellos.
En ese momento la madre del niño le manda al hermano como muleto, para completar el cuadro de la foto.Lo que sin dudas es el motivo valedero único para tan patéticas actirudes.