Compartir:

Hasta hoy, ni recordaba lo que es vivir en un Estado Policial, sin tener que rendir cuentas a la policía de Dónde vengo y a dónde voy? Por qué y para qué?

Soy Mapuche, oriundo de Trelew-Chubut, tengo 43 años, me dedico a la comunicación desde hace mucho tiempo, trabajo de redactor en la Agencia Télam, integro la Coordinadora de Comunicación Audiovisual Indígena de Argentina (CCAIA) y me vine a Buenos Aires a estudiar Cinematografía.

Hoy sobre el mediodía me fuí a tomar el subte a la estación Carlos Gardel, en el Abasto, como todos los días, para ir a mi laburo.

Llegué al andén y me senté a estudiar las fotocopias para el ingreso a la ENERC (la escuela del INCAA), cuando de pronto se me para un policía de la Metropolitana de Buenos Aires y me pidió identificación.

Le dí mi DNI, y comenzó a preguntarme:
– “De dónde venís? “
– “De una pensión de acá a la vuelta”, respondí.
– “A qué te dedicas?”
– “Soy comunicador mapuche y laburo en la agencia de noticias Télam, y ahora voy a trabajar”, le respondí.

En eso pasó el tren que tenía que tomar, y lo perdí.

Su actitud comenzó a molestarme e incomodarme y cuando atiné a pararme, me dijo: “Quedate sentado ahí!”, de todas formas no le hice caso, me paré y le pedí que me explicará “a qué se debe que me pida identificación?”.

– “No tengo que darte ninguna explicación!!”, respondió.
– “Disculpá, pero desde el momento en que me tratás de esa manera, necesito que me expliques por qué. Porque veo que pasa un montón de gente por acá, y da la casualidad que solo a mi me estás pidiendo indentificación”, le repliqué
– “Estoy cumpliendo con mi trabajo y averiguar los antecedentes de los ciudadanos está dentro de mis atribuciones”, me dijo.

– “Desde cuándo? Porque esto no lo venían haciendo”, le pregunté.
– “Desde que tenemos nuevas directivas”.

Le comenté que me dedico a la comunicación y que estudio cine, entre otras cosas, pero me parece que no me creyó, solo me miró de arriba a abajo.

Cuando volví a preguntarle a qué se debe que me retuviera el DNI y cuál es la causa de mi demora, no me dijo nada. Solo se dedicó a llamar por teléfono para pedir mis antecedentes, por lo que lo grabé con el celular para registrar la situación y que se vea que tampoco contaba con identificación.

Para brindarle mayor información, busqué entre mis papeles, una tarjeta de presentación de mi trabajo, se la mostré y le recomendé que “si quiere, llame a mi laburo para corroborar que no le estoy mintiendo”.

Cuando vio que envié la grabación por whatsapp y llamé por teléfono a mi jefe del trabajo, para comentarle la situación, bajó un cambio, y cuando mi jefe habló con él, me devolvió el DNI.

Una vez con los documentos en mis manos, volví a preguntarle:
– “A qué se debe que me pare a mi y a otras personas no? Cuáles son los parámetros que manejan? Porque para mi es por portación de rostro, otra explicación no veo”.
– “Noooo… No es por la cara”
– “Y, entonces?”
– “Es por el morral. Por los pungas, viste! Además, no tenés pinta de periodista…”

Se me cruzaron muchas ideas por la cabeza, tuve ganas de explicarle todo el proceso por los que hemos pasado los pueblos originarios y la estigmatización que muchas veces sufrimos por no encuadrar en los cánones de bellezas o de la vestimenta de moda impuestos por los medios hegemónicos, que no necesariamente tenemos que vestir de una forma única para cumplir nuestras funciones laborales, y sobre todo tenía muchas ganas de putearlo a él y al Gobierno, por la instalación de un nuevo Estado Policial…

Pero solo atiné a decirle: “Te entiendo. Me demorás, solo por ser indio”, y me subí al tren que en ese instantes cerraba sus puertas y partía rumbo al centro.

Y ya no tenía ganas de seguir discutiendo con alguién que a partir de ahora tiene la directiva del gobierno de demorar y pedir antecedentes a quienes “lleven morrales sospechosos” y a quienes laburamos, pero “no tenemos pinta de laburar de lo que laburamos”.

Carlos Catrileo
Comunicador Mapuche
Redactor en Agencia de Noticial Télam
Integrante de la Coordinadora de Comunicación Audiovisual Indígena de Argentina (CCAIA)