Compartir:

Con la jefa se quejaban de la inflación, cuando a la suba de precios la acompañaba y superaba la suba de los salarios.

 
La inflación vista desde ese punto de vista, planificada para alterar no reducir el ingreso del laburante no es nociva, incluso los economistas liberales reonocen que está relacionada con el incremento de consumo interno, lo cuál lleva al crecimiento de empleo y de salarios. Lo vivimos en la década ganada.

 
Lo que vivimos ahora, es ESTANFLACIÓN, que es INFLACIÓN + ESTANCAMIENTO de a economía (los sueldos no acompañan al incremento de precios, causados por una política de estado devaluadora y dolarizada) merma del consumo interno y pérdida del trabajo nacional.

 


Esto no es magia, y está planificado para bajar el techo salarial y volver a tener al pueblo trabajador a merced de los empresarios y grupos de poder.
Acá un ejemplo del atún que solía comprar, a fines del 2015 estaban a 14 (el desmenuzado) y 22 (lomito de atún) ahora subieron un 100%.
Los que se quejaban antes de la inflación controlada y que no jodía al bolsillo del laburante, dónde están?


¿Se los tragó Mandiga, la Salamanca o la Legrand?

Ezequiel Sastre Salim