Compartir:

El título de la nota, no responde a un gracioso slogan de campaña ni a una frase “ganchera” para atraer posibles lectores. Podríamos decir que es una verdad de perogrullo, ya que el proyecto neoliberal de primarización de la economía, exclusión social, ajuste y digámoslo con todas las letras HAMBRE, solo cierra reprimiendo a la gran masa de excluidos que provoca su aplicación.

represión 1

Es sencillo deducir que al macrismo le urge afinar los detalles para la represión organizada antes de comenzar el mes de marzo, ya que en dicho mes, no solo deberá aplacar la indignación por los trabajadores que finalmente despertarán del “encanto del #Cambio” merced al reinicio del ciclo de gastos corrientes inevitables para mantener el nivel de vida, que indefectiblemente se degradará delante de las propias narices de la clase media, a lo que se sumará el mega-tarifazo, el ejercito de nuevos desocupados y lo que no se menciona pero invariablemente ocurrirá, que es la presión de los sojeros sobre la codiciada divisa verde para empujarla a un piso mínimo de $18 por unidad, ya que marzo es el mes de inicio de liquidaciones y hasta un ciego puede ver la desesperación del gobierno por la obtención de divisas.

Represión 2

Por todos los temas mencionados, cabe esperar que habrá “canilla libre” de balas y gases, para intentar “contener” la efervescencia social en ciernes.
Y cabe también plantearse la razonable duda, sobre los resultados pragmáticos de la nueva norma, lde os gases, de las balas de goma y de los camiones hidrantes.
Porque no esta de mas recordar que a De La Rua y los suyos, no le quedó mas alternativa que huir en helicóptero, en medio de un estado de sitio y un país regado de muertos por balas de plomo. Porque la realidad tiene esa maldita costumbre, de pasarse por el tujes a las leyes y normas que no posean el tupé de tenerla en cuenta.

Capturas de pantalla: Diario Clarín

Patricia Mariño