Compartir:

“A confesión de parte, relevo de pruebas” dicen los penalistas.
Escuchando atentamente a Macri, además de percibir su lucha por hilar frases coherentes (en las que casi siempre termina derrotado) podemos percibir claramente que el latrocinio y la incapacidad son condiciones naturalizadas por su cerebelo.