Compartir:

Hoy al mediodía nuestros hijos nos vieron llorar ante la noticia de la llegada de Obama para el 24 de marzo a nuestra patria, y en nuestra charla, volvimos a hablar de las madres, como tantas veces.

 

Nuestros hijos entienden de que se trata, tanto es así  que hace rato al pasar por su habitación las vi a mis dos nenas (3 y 7 años) atándose dos trapitos blancos y dando vueltas por la habitación.
-“¿Qué están haciendo chicas?” Les pregunté con lágrimas en los ojos, “Estamos jugando a las Madres de Plaza de Mayo”, contestaron, y vinieron corriendo y me abrazaron. Miguelina, la más grande me dijo: “no llores papá, nosotras también vamos a resistir”.
Esto es el empoderamiento del que habla Cristina, este es el legado de Néstor. Cumpas, quise compartir mi emoción con uds.

Miguelino Fernandez