Compartir:

La indignación Maurista alcanzó niveles estratosféricos y el caso de la reacción cuasi apóstata de Pamela David, que muchos creímos fué un desatino, consecuencia de una mala noche, no fué tal. Síno que obedecía evidentemente al núcleo del “pensamiento” de la secta de la alegría.

Está claro que nuestras apreciaciones, no se corresponden con todos los votantes de la troupe de la alegría y el diálogo, síno con un sector de la sociedad argentina que atesora un odio recalcitrante en sus corazones, que los enceguece a límites extremos, donde ponen la conducta moral de un empresario condenado por contrabando, procesado por espionaje, por asociación ilícita, por mal desempeño de sus funciones, por abuso de autoridad, etc, etc, etc, por encima de la virtud del Santo Padre.

El régimen de la alegría, tiene todas las características de las sectas religiosas mas peligrosas, ya que adscriben solo a la única verdad revelada de su líder supremo y cualquiera que se atreva a cuestionar su accionar no merece otra cosa que el infierno.

Estas capturas corresponden a las respuestas recibidas por un comentario de facebook en el que se resaltaba la tensión y la frialdad que marcó la nota fundamental del encuentro de Francisco con el presidente Argentino, en la biblioteca del Vaticano.

Daniel Arce