Compartir:

Una vez mas, el devenir histórico pondrá sobre los hombros del Peronismo toda la responsabilidad sobre el presente y el futuro de la República Argentina.

Aunque en primera instancia la decisión de “voto buitre” parezca una decisión muy compleja, esencialmente hay solo dos opciones, con resultados absolutamente predecibles.

La primera opción es avalar con su presencia y su voto el pago a los Buitres, lo que significa además de pagar a un puñado de especuladores con el hambre del pueblo, entregar un cheque en blanco para un gobierno que claramente tiene el único interés en transferir recursos hacia los sectores mas concentrados, habilitando el endeudamiento hasta la insolvencia para seguir fugando dÓlares obtenidos por medio de préstamos que pagará el pueblo trabajador.

La otra opción, es negarse a avalar el latrocinio macrista, con lo que claramente firmará una sentencia de muerte para el partido de los globos, que sin acceso a crédito desenfrenado, carece de “plan B” como ya lo ha demostrado y la disconformidad social le estallará en la cara a la vuelta de la esquina antela falta de estrategia alguna para gobernar sin crédito descontrolado.

Esas son las dos opciones, lo demás es hojarasca e intereses personales, legítimos o no. Pero en concreto e irrebatible, es que el destino del país reposa una vez mas en la palma de la mano del Peronismo.

Daniel Arce