Compartir:

Ante una imagen de Macri con la frase pegada: “Vamos a estar cada día un poco mejor” , el señor Gabriel Valé Juriol, comenta:

“Yo creo que cualquiera puede equivocarse, que hay que darles tiempo para que gobiernen, que están aprendiendo. A cualquiera puede pasarle levantar el cepo de un dólar a $10 y que se te dispare a $16 o prometer retrotraer los precios a noviembre y que todo aumente a más del 50%. Esas son cosas que pasan. Quitarles impuestos a empresarios del Campo con la condición de que mantengan los precios e inyecten dólares al mercado y que luego no cumplan con su parte.

Quitarles el impuesto a mineros y que después te digan que contaminaron cinco ríos con cianuro es el riesgo diario. Hacer un billete con la imagen de una ballena y que te salga al revés no es raro: las ballenas tienen esa forma tan sin gracia, sin arriba ni abajo que confunden al más capacitado. Que justo el dueño de las distribuidoras eléctricas sea tu amigo es también un factor a tener en cuenta. El mundo es un pañuelo y la luz es muy barata. Cuesta lo mismo que dos pizzas. Hay que sincerar la economía.

Un día querés tener un buen gesto y cambiaste la ley de impuestos a las ganancias y resulta que con tus modificaciones pagarán hasta los jubilados. ¿El Campo y las mineras no? No. Hiciste algún que otro cambio pero justo, y por fortuna, tus empresarios amigos no se vieron perjudicados. No sea cosa que te lo reclamen en el picadito de los domingos en Los Abrojos. La vida es así y algunos tienen trabajo y otros no. ¿Qué podés hacer? Son las reglas del juego, el que asume despide.

Sos bueno, pero estás aprendiendo. Tenés ideas lindas, generosas. Se te ocurre que todo el mundo tenga un celu nuevo y subsidiás a Nextel (Clarín) y a tu amigo que era dueño también de la compañía eléctrica. Una casualidad. Como la visita del presidente de Francia, o el de EEUU. Una casualidad. Nada que ver con los fondos buitre, el FMI o el Club de París. La gente habla. Inventa. Como cuando se te escaparon los presos más peligrosos del país y no te diste cuenta. Una distracción. Primero estaban y después no. Por suerte, entre toda la policía, la Gendarmería, las fuerzas especiales, Vidal y Bullrich estaba el peón de la arrocera. Safaste. Pero le podía pasar a cualquiera.

Como la bandera de Francia que iluminaste al revés ante los ojos del presidente o las playas vacías o un paro a dos meses de Gobierno. Errores de inexperto. Ya estarás más canchero y las cosas te saldrán un poco mejor. Mirá lo de Niembro sino, veintiún millones y el tipo en la casa. Eso es tener suerte. O estar procesado y ser presidente. O que todos los argentinos paguen las deudas de tus empresas y encima seas vos el que lo decida. Maravilloso. Eso es triunfar. Como en los días en la Ciudad en que con plata del Estado les dabas trabajo a familiares y amigos. Ya van a salir las cosas bien. Solo hay que esperar con alegría.

Después de todo “ya van a pedirte algo” aquellos que te reclaman. Ya tenés un protocolo para los que no estén tan alegres. Ya tenés tus cuartos intermedios, tus decretos, tus institutos de evaluación para los docentes a los que no les gusten el “acuerdo” , las sumas en negro, las escuelas caídas a pedazos. La herencia es pesada, que el pueblo la cargue. Es lo justo, los millonarios siempre hicieron tareas livianas.”

Gabriel Valé Juriol

Pero llama también la atención un comentario posterior:

“Gabriel Valé Juriol mira que estoy más del lado de los globos. ..pero es excelente tu comentario. Creo q se están haciendo cosas mal. Esperaba más criterio.”