Compartir:

Las furiosas tijeras de la alegría hicieron su paso triunfal por El Polo Espacial instalado en Pipinas, el cual recibió mas de 200.000 visitantes desde su apertura, quienes podían interiorizarse y conocer con alguna profundidad todo lo referente al “Proyecto Tronador II” orgullo de la Ingeniería espacial Argentina.

Igual que en la totalidad de las áreas de gobierno, la fruición por la austeridad y el ajuste, patrimonio y bandera del gobierno de la alegría, decidieron desactivar el cine, por lo que los visitantes del Polo emplazado en Punta Indio, ya no tendrán posibilidad de conocer el maravilloso proyecto científico, que por lo visto forma parte de “la pesada herencia” que hay que dejar atrás.

De esta manera, la réplica del “Tronador II”  quedará como un gigantesco icono solitario en el Km 55 de la Ruta Provincial 36, como testigo de una época previa a la alegría, en la que una localidad como Pipinas, pudo desarrollar su turismo alrededor de un símbolo nacional, que proyectaba los sueños de los argentinos, hacia un futuro ciertamente integrado al mundo desde la dignidad y el avance tecnológico.

Daniel Arce