Compartir:

Una vez mas como tantas noches, entro sigiloso a tu cuarto a verte dormir hijito mio.
Pero esta vez es distinto, porque estás sollozando en sueños.
Y entonces decido susurrarte algunas preguntas.

¿Que sueño feo estás teniendo mi amor? ¿estás soñando que hoy no hubo comida en la mesa para mami y papi, que dijeron que “no tenían hambre”?
¿o quizá estás soñando que papá recibió el telegrama de despido y lo ves mas triste y lejano?
¿no será que en tus sueños los compañeritos de colegio te cargan porque “tu papá era un ñoqui y por eso lo echaron”?

Contame hijIto mio ¿porqué estás gimiendo?
¿no estarás soñando los rostros sombríos y preocupado de mami y papi hablando sobre “como van a hacer para pagar el alquiler”?

Sea lo que fuere hijo mio, te juro que es solo un mal sueño, que va a volver a salir el sol y todo será tan lindo como fué hasta hace poco tiempo atrás.
Te lo pido con el corazón, por favor no estés triste, porque la pesadilla terminará y volveré a verte acurrucado en tu camita riendo en sueños, como en esa canción del Flaco Spinetta que tanto le gusta a papá.
Te doy mi palabra de honor, que este mal sueño terminará y vas a despertar al igual que nuestro pueblo y ese sol que nos cobijó en estos últimos años, volverá a brillar para los 40 millones de argentinos. Te lo juro por mi vida hijo, te lo juro.

Daniel Arce