Compartir:

La gobernadora Bertone de Tierra del Fuego dio ayer una extensa entrevista, luego de haber decretado la emergencia administrativa por 15 días. Acusó a los gremialistas de no ceder en sus reclamos, de moverse en función de la extorsión, dijo que sólo se solucionará el conflicto cuando los gremios acepten ceder algo en sus reclamos, no antes. Los gremios, dice la gobernadora, plantean derogación o nada, según su entender, es lo mismo que decir destitución o nada.

Durante toda la entrevista se puso en el papel de víctima de los sindicalistas, por ejemplo, habló de los cortes del acceso a la ciudad de Ushuaia, como consecuencia de la falta de diálogo y del ánimo de los sindicalistas de derrotar a la Bertone (txt.)

bertone textual

Dijo que voluntad de diálogo sería, por ejemplo, levantar el acampe frente a Casa de Gobierno, que los dejaran entrar a la Casa de Gobierno y que levanten el corte en la ruta de acceso a Ushuaia.

La gobernadora pidió paciencia y paz social. Comprende que hay un proceso inflacionario, pero reconoce que los tiempos han cambiado y que ya no se solucionan los problemas económicos yendo a Nación a pedir ayuda, básicamente porque no se la dan.

Admite que las medidas tomadas no son simpáticas, pero si necesarias a su entender. Y desmintió el gasto de $900.000 en la remodelación de su oficina.”Jamás gastaría ese dinero, soy una persona austera”. Afirmó.

Lo único cierto es que ni los gremios están dispuestos a ceder, y por los dichos de la gobernadora, ella tampoco. Seguiremos de cerca la situación esperando que mejore por el bien de los argentinos del sur.-

Patty Mariño Issler