Compartir:

Finalmente, ayer en horas de la tarde se hizo presente Gendarmería en el piquete que tiene incomunicada a la ciudad de Ushuaia.

Le dieron formalmente lectura a un escrito donde se los intima a desalojar el piquete que mantienen hace varios días sobre la ruta 3 y la comisión de  delito que están incursando, el objetivo es asegurar la libre circulación sobre dicha ruta nacional. Ante la negativa de los gremialistas, la fuerza de seguridad está habilitada a proceder al desalojo, y a llevar detenidos a quienes incumplan esa orden.

El Juez Fedral Federico Calvete es quien está a cargo de la causa, ya la semana pasada había pedido la medida, pero de Gendarmería le habían contestado que no disponían personal suficiente ni preparado para tamaña tarea. Y pidieron refuerzos. Y los refuerzos por fin llegaron ayer.

En la asamblea que realizaron ayer, como todos los días, resolvieron no dar curso a los pedidos de desalojo ni de la fuerza de seguridad ni tampoco el cursado por los organizadores de la competencia de motocicletas Vuelta a la Tierra del Fuego, que tenían previsto realizarla en estas fechas.

Uno de los factores que está precipitando los acontecimientos es la llegada del fin de semana largo, debido a las Pascuas, lo cual debería generar un aluvión turístico, y el poder político tiene intenciones de asegurar la llegada y libre circulación de los turistas, aunque como está la cosa va a ser difícil que el turista se acerque.

El gobierno está aplicando la vieja, pero no por ello menos efectiva fórmula de “divide y triunfarás”. A todas luces intenta introducir diferencias en la unidad que existe en los diferentes gremios, ya lo logró con ATSA, que firmaron un acuerdo para la paz social durante 10 días, donde acordaron la apertura de las paritarias y varios puntos más inherentes al sector, aunque enfermeros y técnicos del hospital de Río Grande expresaron su disconformidad con el acuerdo.