Compartir:

Una escena de la película de Capusotto y sus tres dimensiones, que de manera asombrosa (o no tanto) se adelantó a su tiempo y hoy circula por los mismos andariveles que la realidad del gobierno de la alegría y el diálogo.

Cualquier coincidencia con la realidad, consulte a su médico de cabecera.