Compartir:

Otro video del arribo de la caravana que transportaba a Obama y su mascota vernácula devenida a presidente, en el que el público no se priva de ningún adjetivo, poniendo especial énfasis en la noble profesión de la progenitora del *Premio Nobel de la Paz Norteamericano

Resulta evidente que si bien, el gobierno argentino fué elegido por el voto popular, las políticas llevadas adelante por el mismo, no se condicen en absoluto, con los principios Constitucionales Fundacionales de nuestra República, los cuales obligan a todo gobernante independientemente de su orientación ideológica, a poner los intereses soberanos por encima de cualquier cuestión. Cosa que a las claras no está ocurriendo.

*No es un “error de carga” es la patética realidad del “mundo” al que nos quiere entregar atados de pies y manos, la mascota corporativa que comparte con su perro el Sillón de Rivadavia.