Compartir:

Tanto el gobierno como sus acólitos mas tenaces celebran el gran logro que parece haber significado la visita de Obama y el regreso triunfal de la Argentina al ruedo del mundo ocidental, demócrata y cristiano, de la mano de los múltiples acuerdos alcanzados con la potencia hegemónica occidental. Y en este punto es cuando todas las luces rojas del tablero de la estupidez estallan por los aires.

Por ejemplo se anunció un aumento en la comercialización con EEUU via Alianza del Pacífico. ¿Se detuvieron a pensar que cuernos podemos venderle a los yanquees que ellos ya no estén produciendo a escala y con subsidios descomunales? ¿soja? ¿autos? ¿comida? ¿satélites? podría continuar hasta el infinito, para terminar indefectiblemente en la conclusión de que son ellos los que van a inundar nuestro mercado con sus productos, arrasando con la incipiente industria nacional.

Se anunció un acuerdo para combatir el narcotráfico, via intercambio tecnológico y de información, con entrenamiento de militares a cargo de EEUU para llevar adelante tan genial idea. ¿porque genial? Porque EEUU posee las fronteras mas vigiladas del planeta y aún así ostenta el triste record de tener el mayor consumo de drogas ilegales por habitante de todo el mundo.

Para poner un ejemplo concreto a tanta estupidez, es como tener un problema matrimonial y pedirle consejos a nuestro mejor amigo del alma que tiene 11 divorcios encima. ¿que te hace pensar que si supiera como solucionar un problema matrimonial, no hubiera solucionado los suyos? ¿que te hace pensar que por buenas intenciones que posea te puede aconsejar bien? ¿no es mucho mas razonable acaso indagar en los países en que la droga no sea un problema social, los métodos que utilizan para que ello ocurra de esa manera?

También se anunció el combate frontal contra el “lavado de Dinero” de la mano de EEUU. Si! así como suena y truena, es como hacerse socio de Grassi para poner una fundación en defensa de los niños, o como poner a un CEO de Shell (Corporación inglesa) para que cuide los intereses de las empresas de energía Argentinas. Es como mínimo ridículo, pretender algún resultado razonable.

Y de esta manera podríamos continuar con cada uno de los grandes logros de este gobierno. Están empaquetados mediáticamente para no ser analizados, tienen un enlatado estandarizado dirigido a una masa cuyo pensamiento mas alto se asemeja al vuelo de una gallina. Es doloroso, pero no hay manera de no ser peyorativo sin ser minimamente fieles a la descripción de los sucesos.

Lo que está ocurriendo es triste, es jodido, es patético, es Macri.