Compartir:

La Fábrica Argentina de Aviones tiene nueva dirigencia. Se apartó del cargo a la abogada riojana Cristina Salzwedel, apoderada de la Unión Cívica Radical de su provincia a sólo dos meses de haber sido puesta en funciones por la Casa Rosada. La hoy ex funcionaria había impulsado una auditoría interna que arrojó como saldo una cuantiosa pérdida financiera en la fábrica.

La responsabilidad de realizar la auditoría recayó en la consultora Deloitte, que, a entender de la abogada riojana habrían encontrado datos que ameritarían una presentación ante la justicia cordobesa.

Aparentemente este tema es el que está retrasando el cambio de autoridades.

El elegido para reemplazar a Salzwedel es el empresario lácteo Ércole Felippa. El empresario no tiene ninguna experiencia ni conocimiento en el área, pero para salir en su defensa diremos que la abogada riojana tampoco tenía conocimiento alguno en fabricación de aviones, o en fábricas. El currículum presentado para ser elegido por el presidente para el puesto, es solamente en el área de producir y elaborar yogur y manteca. De eso si sabe mucho. Ahora, debe tener alguna coincidencia con el sector aeronáutico que se me estaría escapando en este momento. Lo cierto es que esto tiene un fuerte olor a pago de favores políticos en la campaña macrista de 2015.

El empresario lácteo había sido el candidato del PRO a la gobernación de la provincia de Córdoba, pero fue vencido electoralmente por el candidato de CAMBIEMOS, y él se quedó sin puesto.

Lo cierto es que hoy la fábrica estatal está prácticamente parada. La fábrica ya no fabrica nada. Tienen ocupado a su personal con el mantenimiento de los aviones de su único cliente permanente, las Fuerzas Armadas Argentinas.

Patty Mariño Issler