Compartir:

En medio de un escándalo internacional que mantiene al presidente argentino en el ojo del “Watergate del siglo 21” y en un contexto nacional que le resulta mas adverso con cada minuto que pasa, Mauricio Macri visitará Córdoba, una provincia que es bueno recordar fué la que le otorgó los votos decisivos para que el presidente tuviera la oportunidad de sentar a su perro en el Sillón de Rivadavia, pero que también fué la primera en reaccionar ante las políticas profundamente regresivas y antipopulares llevadas adelante por el gobierno de la alegría.

Cabe recordar que en su anterior visita, ya como presidente electo, fué repudiado masivamente por la población cordobesa, a pesar de que su “imAgen” anque desmejorada, era infinitamente superior a los andrajos de “dignidad” que arrastra por estos dias, tras encabezar la lista de los “Dirty Dozen” del mundo de la corrupción y la mafia que lava dinero de la evasión, las armas y el narcotráfico en las cuevas de corrupción llamadas elegantemente “Paraísos Fiscales”

Macri hará su arribo triunfal a la ciudad de Córdoba a las 10.30 y acompañará al CEO de la empresa Fiat Chrysler Automóviles de Argentina (FCA), Sergio Marchionne, en el anuncio de un plan de inversiones para producir un nuevo modelo de automóvil en la planta que la compañía tiene en el barrio Ferreyra de la ciudad de Córdoba. Acto seguido viajará a Río Ceballos, y estará presente en el Foro Nacional de Intendentes Radicales que definirá nuevas autoridades.

Cabe esperar que nuestro presidente sea recibido con fervor patrio y hurras a su gestión.
Creemos que proliferarán como en todas las apariciones públicas precedentes, las pancartas con frases alusivas a su “impepinable” gestión y todo tipo de cánticos de apoyo o algo por el estilo.

Hermanos Cordobeses. En ustedes confiamos.

Daniel Arce