Compartir:

En otra de sus poco felices alocuciones públicas en un seminario organizado por la agencia Bloomberg, el ministro de hacienda de la República Argentina Alfonso Prat Gay muy compungido se lamentó de que en nuestro país, a pesar de que podríamos alimentar a 400 millones de personas, sean 12 millones los argentinos que no pueden comer bien.

Este señor es uno de los responsables de que haya argentinos que ya no puedan comer bien, a pesar de que tras esos dichos por supuesto se despachó con los 12 años pésimos que pasamos, la pesada herencia, y qué se yo cuanta cosa más, por ahí habría que avisarle que es su ministerio y las medidas adoptadas por su ministerio que hicieron que en estos cuatro meses que tienen el timón hayan en la Argentina 1.500.000 nuevos pobres, que un 35% de los argentinos estén bajo la línea de pobreza.

Volvió a insistir con el relato oficial de que todo mejorará en el segundo semestre. Lo que no dijo es cómo. Aparentemente todo el plan de gobierno se basa en la lluvia de dolares y el shock de confianza. Ahora bien, yo pregunto si el plan es insertarnos en el mundo y que los empresarios extranjeros nos bendigan con sus dolares e inversiones, cómo afecta a ese plan la poca claridad que ostenta el primer mandatario de nuestra bendita Argentina en sus cuentas privadas, un mandatario que cuenta en su cosecha 214 causas judiciales, un mandatario que hoy vuelve a ser denunciado por evasión fiscal.

No se a ellos, pero a mi cada vez me inspira menos confianza.-

Patty Mariño Issler