Compartir:

Luego del enfrentamiento que se produjo el día de ayer entre tabajadores estatales y de camioneros, la paz social evidentemente está perdida en la provincia de Tierra del Fuego.

La gobernadora Bertone anunció que ordenará a la fuerza pública que desaloje los acampes que se encuentran hace 40 días frente a casa de gobierno. También declaró que tiene intenciones de derogar el decreto que disponía la creación de un Registro de Asociaciones Sindicales.

“Hasta acá llegamos” dijo la gobernadora. La paciencia tiene un límite, vamos a trabajar cuando ellos levanten estos hechos ilícitos.

La intransigencia en ambas partes estancó la negociación, que es prácticamente inexistente. Los dirigentes más neutrales intentan hacer un llamamiento al diálogo, pero ya los ánimos están demasiado caldeados como para escucharlos.-

Patty Mariño Issler