Compartir:

Durante el Festival BAFICI en el que se hizo presente Darío Lopérfido, Ministro de Cultura célebre por sus execrables declaraciones vertidas dias atrás respecto de los desaparecidos durante la última dictadura Cívico-Militar de la Argentina, ue le valieron el repudio de referentes internacionales del Arte y la Cultura, fué increpado por varios artistas allí presentes junto a asistentes congregados para ver las películas exhibidas en el Festival, reprocharon no se quedaron callados y pidieron a viva voz al Ministro que pidiera disculpas por sus dichos, acorralado por el creciente repudio solo atinó a proferirles un insulto “Fascistas!” mientras emprendía la retirada.

No contó entonces con una importante cantidad de gente que permanecía en la puerta del festival y que al verlo se sumó al repudio cantándole “QUE RENUNCIE…♪” “QUE RENUNCIE…♪”

Es lamentable el giro negativo y el brutal retroceso que ha sufrido nuestra sociedad, en la que nos gobierna un grupo de personas que son repudiadas públicamente por quienes deberían sentirse representados. Cabe aclarar que esta lamentable relación no cuenta para los ministros cuyas áreas pertenecen al manejo de sectores pudientes de la sociedad. En ese caso ocurre exactamente lo contrario y los reductos oscuros y privados de la vista del vulgo por los que deambulan, son escenarios de adulaciones y muestras de afecto permanente.