Compartir:

Se supo en estos últimos días que Aranguren había comprado gas a Chile y había pagado un 128% más caro que si se lo hubiéramos comprado a Bolivia, como ya veníamos haciendo. Al ser consultado sobre esto, el ministro respondió que Bolivia ya no nos podía seguir vendiendo.  A todo esto, el ministro de hidrocarburos boliviano declaró que están cumpliendo todos los contratos vigentes con Argentina y que no existió en ningún momento ninguna propuesta desde Argentina para aumentar el flujo del gas.

gas

También indicó que si en algún momento surgiera por parte de Argentina la solicitud de incrementar los volúmenes pactados en los contratos, se analizaría la propuesta, como siempre se hizo. Y acto seguido aclaró que siempre están dispuestos a analizar nuevos volúmenes con los hermanos argentinos.

Además de lo cuestionable del precio que estamos pagando a Chile por el gas que ellos no producen, sino que lo importan de Asia, todo el negocio tiene otros ribetes cuanto menos insólitos, a saber: ENARSA deberá pagar toda la operación por anticipado, también establece que si existiera cualquier controversia, ésta deberá dirimirse en la legislación de Nueva York y por último, todas las partes están obligadas a mantener un marco de “estricta reserva y confidencialidad”.

Otro dato llamativo de la operación es que la oferta de Solgas (chilena) llegó a manos del presidente de Enarsa el 21 de abril. y sólo un día después, el 22 de abril,  ya tenían aprobado un informe técnico favorable que fue realizado a la velocidad de la luz por la Gerencia de Gas y Refinación que pilotea Jorge O’ Donnell por lo tanto Enarsa aceptó formalmente los términos del convenio de compra que habían negociado Balboa y el director de Enarsa, José María Zuliani.-

Patty Mariño Issler