Compartir:

¿Analizamos juntos “el documento”?

En primer lugar – Un documento que teóricamente busca impedir “DESPIDOS” no utiliza esa palabra ni una sola vez en todo el texto.

“Queremos comprometernos…” El compromiso está precedido por una expresión de deseo, lo que lo transforma en condicional.

1 – No reducir… no equivale a no despedir, ya que el trabajo bien remunerado y con antigüedad podría ser reemplazado por trabajo precarizado, cumpliendo con la premisa precedente.

2 – El gobierno confiesa que después de cinco meses no posée planes de inversión.

3 – El Gobierno admite que aún no ha elaborado una agenda de mejora de empleo y desarrollo

4 – “creemos que…” El gobierno no tiene ninguna certeza ni argumento para avalar sus medidas por lo que recurre a un acto de fe.

5 – Toda esta declaración es un oxímoron en si misma, ya que la ley actuaría exclusivamente sobre los empleos existentes, generando un piso sobre el cual podrían realizar las tan proclamadas inversiones y aumento de “trabajo de calidad”

Y por último y como frutilla del postre. El gobierno pide a los empresarios algo a lo que el mismo no se compromete. Ya que el empleo público no está contemplado en el documento.

Daniel Arce