Compartir:

Es extraño sentir nostalgia por algo tan reciente, cuesta escribir, duele recordar. El 25 de Mayo se había transformado en el cumpleaños de la Patria con mayúsculas. Era asistir a una fiesta, llegar temprano de la mano de nuestros hijos a una plaza que nos recibía con los brazos abiertos. Ahí estaba nuestra música, nuestros artistas, nuestro pueblo, nuestra familia grande festejando.

25 de Mayo 2015

Me viene a la memoria, cuando las chicas del ejército le ponían una escarapelita a nuestros hijos y les convidaban un chocolate caliente y un alfajor. Era apenas un detalle, era un guiño que nos decía estamos juntos “somos del mismo barro” y cada cumpleaños no era un motivo de festejo hueco. Sabíamos que sobre el final aparecería ELLA y enumeraría con esa memoria de elefante, cada logro, cada conquista, cada próxima meta que nos hacía mejores como personas, como pueblo, como Patria.

Cabildo 25 de Mayo

Se me estruja el alma cuando una fecha como hoy ya no es motivo de festejo. Cuando la plaza amanece infranqueable, como una cárcel en cuyo interior contuviera a una banda de peligrosos delincuentes. Ya no está el ejército para entregar un alfajor y una escarapela a nuestros chicos. Sólo rejas y una miríada de fuerzas de seguridad listos para reprimir con gases, balas de goma y carros hidrantes. Ya no hay motivos de alegría, ni de fiestas para el pueblo. Lo que era felicidad se transformo en desgracia. Lo que era una fecha de cumpleaños fue transformada en un dia de lucha, para pedir que no nos sigan tomando por estúpidos.

Cambiamos risas por lágrimas, fuegos artificiales por granadas lacrimógenas, abrazos por rejas, unión por enfrentamiento. En apenas seis meses. Vaya si #Cambiamos.
Perdón Patria mia. Tengo muy claro que vos ni yo merecemos esto.

Daniel Are