Compartir:

Pese a las ganas del gobierno nacional de contar con empresarios comprometidos en defender al trabajador, los despidos y suspensiones se siguen sucediendo cada día en nuestro país. Se supo hace unos días que  la planta que posee el grupo Canale en Tupungato se habían suspendido a todos los trabajadores.

Ahora, después de haber trabajado a un 20% por un tiempo, la planta tomó la decisión de cerrar en forma temporal, donde trabajaban procesando frutas. Esto será, hasta tanto el gobierno nacional no efectivice el aporte del Fondo para el Desarrollo Económico Argentino (Fondear).

También supimos que la compañía hasta el momento mantiene una deuda de dos quincenas con los trabajadores, y se comprometieron a que los mismos no perderán los jornales de los días no trabajados.

Hace un tiempo la planta viene funcionando con altibajos, también hay problemas en las sedes de la misma en Tunuyán y en General Alvear, el argumento esgrimido es que no reciben un crédito que tramitaron en la Nación.-

Patty Mariño Issler