Compartir:

El contrabando hormiga, siempre existió y existirá en cada frontera. No obstante el grave problema se produce en los volúmenes, que lamentáblemente se multiplicaron exponencialmente en los últimos meses debido a los tarifazos en combustibles y a devaluación, lo que hace que haya vuelto a ser “negocio” cruzar de contrabando, ropa, celulares, combustibles, neumáticos y todo lo que se te pueda ocurrir, debido al plan económico de la alegría. En particular, sentimos vergüenza y mucha tristeza al ver como un deja vú lo que ya ocurrió en nuestro país merced a la aplicación de políticas neoliberales.
Cada ropa, cada litro de nafta, cada producto comprado en los países vecinos, representan el plato de comida de trabajadores argentinos que deberán “utilizar su ingenio” según el presidente para sobrevivir.