Compartir:

En noviembre del año pasado, justo el día que Cambiemos dio el batacazo y ganó las elecciones presidenciales, para sorpresa de muchos, incluyendo ellos mismos, luego de los festejos, al regresar a casa, la flamante vicepresidenta de todos los argentinos cayó en la cuenta de que había sido víctima de un robo de una importante suma de dinero, en pesos y en dólares.

Te preguntarás, como lo hacemos nosotros, de porqué esto se devela recién ahora. Te cuento: resulta que ese dinero no estaba declarado en su declaración jurada. Cincuenta mil dólares. (Casi lo que declaró Macri que sale el departamento de 300 m2 en Colegiales en el que vivía con su familia hasta trasladarse a Olivos). Según lo publicado ayer en el portal de Tiempo Argentino, a la justicia declaró que ese dinero, que se encontraba en un sobre de papel madera ( igual que Felisa Micheli, con la diferencia que a ella le costó el cargo,  escarnio público y un juicio) dentro de su vivienda, era parte de una “donación”, aunque ayer, luego de la publicación mediática, salió a aclarar en las redes sociales

michetti donacion

Recordemos que esta misma señora fue la que en febrero de este año perdió en un aeropuerto una valija conteniendo una importante cantidad de joyas y alhajas muy valiosas que, según dijo, le fueron “regaladas” en Chile.

Me hace acordar al sketch cómico de hace muchos años atrás (década menemista), en la peluquería de Don Mateo, cuando una joven y muy rubia Albinoni encontraba de todo atrás de un árbol, cuando “caminaba mirando para abajo para no mirar a los hombres a los ojos”, desde cadenitas de oro, millonarios regalos, dolares, etc… Suerte de algunas, vio? Yo ni siquiera me gané nunca las canastas comestibles que se sortean en las kermeses!

Patty Mariño Issler