Compartir:

Las luces rojas en la salud del presidente argentino, están encendidas a pleno y multiplicándose día a día ante el silencio mediático. Podríamos quedarnos en la anécdota (también oculta) de la incorporación de un octavo cardiólogo, SI OCTAVO (8º) VIII al equipo médico, presidencial. Por lo que la pretendida “arritmia natural” aducida por los médicos en los sucesivos episodios cardíacos sufridos desde que Macri asumió la presidencia, no revisten la liviandad publicitada. Screenshot_4

Si alguien necesita, dos especialistas en un área médica específica, sin dudas hablamos de un problema serio. Si los especialistas suman tres, podemos asegurar que el tema reviste gravedad. PERO SI SON OCHO, claramente el problema está en otro lado. Y ese lugar es la cabecita del señor presidente. Porque ante un análisis mas profundo del tema y realizando algunos links con hechos recientes, el problema de salud es aún mas grave, y se torna psicológico/psiquátrico. Arribar a esta conclusión es inevitable cuando tenemos en cuenta las tres (tres) “Limpiezas Energéticas” a la Casa Rosada.limpiezaY no hablemos de la contratación del “experto en felicidad” o de las tres sesiones semanales de “armonización psicológica” a las que asiste el presidente.felicidadLa personalidad psicopática de Macri es demasiado evidente ya que ante la comparación de sus conductas habituales con los parámetros básicos de dicho cuadro mental, encontramos coincidencias alarmantes.macri psicopataEfectívamente tenemos un presidente muy enfermo. Su cuerpo le pasa factura de manera permanente ante tamaño desequilibrio racional. No podemos culpar ni cargar las tintas a sus votantes. Cualquiera de nosotros ha sido, es o puede ser víctima de la manipulación de un psicópata. Pero el asunto cobra una gravedad inusitada, cuando descubrimos que un Psicópata es nuestro Presidente y la Constitución Nacional no prevé un “Referendum Revocatorio” para evitar que alguien con las facultades mentales evidentemente alteradas pueda llevar a la ruina a la República Argentina.

Daniel Arce