Compartir:

Las quejas de los usuarios de colectivos urbanos de la ciudad de Corrientes se multiplican dia a dia, por motivos diversos, aunque últimamente los reclamos excluyentes giran respecto del aquelarre respecto del costo del boleto único de colectivo. Los problemas comenzaron a partir de la implementación de la tarjeta SUBE que se realizó en paralelo con el ajuste de tarifas de la tarjeta electrónica tradicional (Tarjebus) por lo que se desdoblaron las tarifas.

Los valores teóricos quedaron establecidos entonces en $7,30 con la tarjeta tradicional o con monedas y $4,95 con la SUBE. Esto ocasionó una inmediata y masiva demanda de las nuevas tarjetas, por lo que el intendente Fabián Rios organizó inmediatamente la entrega gratuita de las tarjetas SUBE en un cronograma semanal basado en la última cifra del DNI.

Pero hete aquí, que a los pocos dias y sin decir “agua va” el costo del boleto con tarjeta sube comenzó a ser facturado $6. Sin que hasta la fecha la población conozca el motivo del cambio. Pero ahí no termina la cosa porque mas recientemente, parece ser que los choferes tienen piedra libre para cobrar lo que se les cante.

Estos hechos graves para los ciudadanos de a pie, que son prolijamente ocultados por los medios, dieron pie para que nos larguemos a hacer una denuncia pública, contra la empresa ERSA y para ello adjuntamos un caso con todas las pruebas necesarias para que la Justicia o quien corresponda tome cartas en el asunto y le ponga coto a este desmadre tarifario.

El dia 10/08/2016 a las 17:15hs en un colectivo de la linea 103 “Alta Gracia. Mil Viviendas” Patente IPH 403, con el lector de Tarjetas SUBE con código BXC – 8904 y cuya fotografía del chofer es la que acompaña la nota, cobraba a los que pagaban con la sube $7,30 y ante las protestas de los pasajeros, el chofer esgrimía diferentes excusas ante cada pasajero, que iban desde “no me funciona el 4” hasta espetar a los pasajeros “es así nomás esto” sin mas ni mas pasando por “después te van a hacer el reintegro”. Y el agravante máximo era que su tarifa personalísima, era aplicada incluso a pasajeros con Beneficios Sociales.

Adjuntamos también el texto que nos acercó una de las pasajeras que fue víctima de la estafa por parte de la empresa ERSA

“Repudio como vecino y usuario del servicio publico de transporte la actitud de este chófer de la linea 103 que en la tarde de hoy estuvo cobrando deshonestamente $7.30 el pasaje con la tarjeta SUBE.  INCLUSO A PASAJEROS QUÉ MANIFESTABAN TENER BENEFICIO”
Para completar mi enojo cuando volvía del centro en otro 103 subí al cole le dije Sube y me marco 4,95 por supuesto pague eso. Pero para que veas que hacen lo que se le da la gana
Yo que me cobren $6 no me quejo. Pero pagar el precio de la tarjebus es estafarnos a cara descubierta.”