Compartir:
La técnica es muy simple, eficiente y fue ampliamente aplicada en todo el  mundo desde la antiguedad, aunque recién se la comenzó a estudiar como un fenómeno sociológico-psicológico a partir de mediados del siglo 20.
La misma consta de 4 pasos perfectamente definidos.
 
1º PASO – Provocarle a “la víctima” una crisis muy intensa que conlleve el riesgo de perderlo todo.
 
2º PASO – Cerrar todas sus vias de información alternativa , hasta que en adelante “el victimario” se convierta en la única fuente de información confiable y directa.
 
3º PASO – Hacerle saber a “la víctima” que hay una sola salida posible a la crisis y esa salida está en manos de “el victimario” (Imbricación)
 
4º PASO – Transferir todo el peso de la responsabilidad por el eventual fracaso en la estrategia, a “la víctima” (Cualquier atisbo de falta de colaboración o protesta convertirá a la víctima en responsable de su propia desgracia)
 
LISTO!! Cumpliendo estos simples pasos la víctima pondrá su máximo esfuerzo en pos de ayudar a su victimario.
 
EN UN SECUESTRO ESTO SE LLAMA “SÍNDROME DE ESTOCOLMO”
 
EN UN GOBIERNO NACIONAL  SE LLAMA “CAMBIEMOS”

Daniel Arce