Compartir:

La Fiscalía Federal de Corrientes detectó más de un millón de pesos y casi 600.000 dólares en cajas de seguridad de una financiera clandestina a nombre del presidente de la Cámara de Diputados de esa provincia, Pedro “Perucho” Cassani, quien no tenía los montos declarados ante la AFIP y requirió a la Justicia que sea investigado por enriquecimiento ilícito, según confirmaron fuentes judiciales a Télam.

El fiscal federal de Corrientes Flavio Ferrini solicitó al juez federal Juan Carlos Vallejos que se declare la incompetencia de ese fuero para que la situación de Cassani sea analizada a nivel de la justicia provincial.

El fiscal quiere investigar la “probable comisión del delito de enriquecimiento ilícito”, señala el pedido al que tuvo acceso Télam.

La solicitud se funda en la falta de registros tributarios en la AFIP de 1.109.400 pesos y 578.771 dólares, hallados en tres cajas de seguridad a su nombre en la cooperativa Pyramis (que funcionaba como una cueva financiera trucha) y que desde noviembre de 2015 es investigada por los delitos de intermediación financiera no autorizada y siete de sus directivos fueron procesados con embargos millonarios.

De acuerdo con la documentación a la que Télam tuvo acceso, de un total de 300 cajas de seguridad cuyos servicios ofrecía Pyramis, tres se encontraban a nombre del diputado Cassani y se hallaron allí el dinero en efectivo así como alhajas.

En la caja de seguridad identificada como 254-A se encontraron 218.971 dólares, en la 60-N, 906.300 pesos y 200.950 dólares y en la B-61, 203.100 pesos y 178.850 dólares.

Según la pericia, dentro de la caja 61 B se halló un sobre cerrado de color blanco con inscripción “Telecom” que en su interior contiene tres fajos de 100 billetes de 100 dólares cada uno, un fajo de 88 billetes de 100 dólares y un billete de cincuenta dólares contabilizando un total de 38.850 dólares, así como 14 fajos de 100 billetes de 100 dólares contabilizando un total de 140.000 dólares, informaron fuentes oficiales.

Por otra parte, en su perfil patrimonial reportado por la AFIP, Cassani reconoció en la declaración jurada por el impuesto a los bienes personales tener en 2015 106.751 pesos en efectivo, un plazo fijo en dólares de 412.855, así como acreditaciones bancarias por 1.094.559 pesos y declaró bienes personales y muebles del hogar por 93.687 pesos.

El fiscal solicitó que se abra la investigación en el fuero provincial teniendo en cuenta que Cassani es diputado provincial, “toda vez que su conducta podría ser pasible de los delitos de enriquecimiento ilícito y omisión maliciosa en la presentación de las declaraciones juradas” .

El Presidente de la Cámara de Diputados de Corrientes, que tiene mandato hasta 2019, tenía guardado el dinero en una cooperativa que no está autorizada por el Banco Central de la República Argentina para operar como una entidad financiera y que no funcionaba como tal, sino que fue calificada por los fiscales como un “banco clandestino, donde se vendía y compraba moneda extranjera, se daban préstamos, se hacían operaciones susceptibles de encuadrar en la figura de lavado de activos, entre otras”.

El pedido del ministerio público se encuentra en el juzgado federal a cargo de Vallejos, sin que hasta el momento el juez haya notificado su decisión sobre la solicitud.

Pyramis funcionaba en Corrientes como cooperativa y actualmente se encuentra intervenida y siete de sus ejecutivos fueron procesados en una causa en la que la Unidad de Información Financiera del estado nacional es querellante, por el delito de intermediación financiera no autorizada y la comisión de otra serie de ilícitos ante presuntas violaciones a leyes como la penal cambiaria, ya que ofrecían diversos servicios como venta de divisas sin aprobación del Banco Central.

La noticia tomó estado público un dia después del lanzamiento de la candidatura a Gobernador por parte del mencionado diputado, junto a diversos funcionarios del ala “Colombista”

Ahora solo resta esperar y ver caer uno a uno como frutos maduros, a todos los precandidatos que se animaron a mojarle la oreja al gobernador, desautorizando su deseo de eternizarse en el sillón de La Rosadita.